DÍA DE ANDALUCÍA

Cada 28 de febrero los andaluces celebramos la festividad del Día de Andalucía.

Un 28 de febrero de 1980 los andaluces celebraron un referéndum en el que apoyaron la propuesta de formar una comunidad autónoma y tener un gobierno propio.

Fue en 1981 cuando  se aprobó el Estatuto de Autonomía que es la norma más importante de los andaluces.

Si hay un símbolo que se muestra hoy en cada rincón de nuestra tierra es su bandera. Sus colores evocan las tonalidades del paisaje andaluz, sus valores de pureza y esperanza en el futuro están presentes.

Pero si hay algo que se asocia a este 28 de febrero es un nombre, Blas Infante, el padre de la patria andaluza. Él fue el autor del himno de Andalucía que hoy vamos a escuchar, signar y cantar.

Andalucía es una tierra encantadora que está repleta de grandes tesoros esperando a ser descubiertos. El día de Andalucía es una festividad importante, las banderas blancas y verdes ondean, desayunamos pan con aceite, explicamos la historia de Andalucía.

Hoy celebramos ese sentir por todo lo alto , orgullosos de sentirnos andaluces y es por ello que dejamos que en un día tan especial, canten los poetas andaluces, que suenen sus voces. Feliz Día de Andalucía.

Manifiesto a linares

A ti Linares minero, arqueológico, gastronómico… A tu conjunto arqueológico de Cástulo, a tus espacios museísticos, a tu Semana Santa, a tu Feria de San Agustín, a tu ajedrez…, dedicamos hoy estas palabras.

Numerosas personalidades de renombre internacional son naturales de esta, mi ciudad. Aquí han nacido personajes claves en la historia como Himilce, artistas plásticos como Francisco Baños, genios de la música como Andrés Segovia, Carmen Linares o Raphael, toreros como Palomo Linares, escritores como Fanny Rubio o artistas callejeros como Miguel Ángel Belinchón “Belín”.

Del rico pasado minero de Linares se conservan hoy en día numerosos restos que han configurado una cultura propia, compartida con los demás núcleos mineros de Sierra Morena.

Linares es un núcleo urbano, el principal de un distrito minero.  De él tenemos referencias históricas desde la época romana, con la importante Ciudad de Cástulo, capital de la Oretania.

Linares aparece entonces como una ciudad capaz de ofrecer los recursos suficientes para abastecer a su población. La época dorada de las minas vendrá a afianzar aún más la fuerte imagen de nuestra ciudad.

Linares es así una ciudad conocida por su historia minera. Han quedado rastros de la minería por todos los lugares, desde lo más típico que puede ser los museos, a otros, visitando las verdaderas minas y los poblados abandonados.

Aunque desde la prehistoria Linares ya fue un punto de extracción minera, pasando por aquí Cartaginenses y romanos, no fue hasta el siglo XIX cuando vivió su máximo esplendor, convirtiéndose la zona minera de Linares en uno de los mayores puntos de extracción de plomo del mundo.

Fue grande el esplendor de la ciudad en el siglo XIX con las minas de carbón, cuando su población se multiplicó por seis; su metal se cotizaba en la bolsa de Londres, había casinos, cines, ferrocarril, delegación de banco de España, delegaciones diplomáticas de Francia, Alemania, Bélgica y Gran Bretaña…en definitiva, la configuración de una ciudad plural, cosmopolita y abierta.

Tras el progresivo cese de la actividad minera desde mediados del siglo XX, se hizo necesaria la reconversión económica. Esta se daría con la incorporación de una nueva industria, la del automóvil con Santana Motor.

Linares siempre ha sido una ciudad que ha tenido capacidad de prever una actividad económica diferente a la minería, al sector automovilístico e incluso lo será al comercio.

Tenemos una oferta cultural y de ocio, podemos pasear por sus calles, tenemos lugares donde perderse caminando, la Plaza del Ayuntamiento , el Paseo de Linarejos, el Hospital de los Marqueses de Linares, la Basílica de Santa María la Mayor, los museos, exposiciones culturales, la vías verdes…

Y disfrutar de su gastronomía, saborear la variedad en aceite de oliva en las típicas tapas…

Linares goza de una gran variedad de tapas, el llamado “tapeo” que se puede degustar en bares y tabernas de la ciudad, cuya calidad lo han hecho merecedora de la fama que tiene la tapa de Linares, a nivel internacional, un arte de la cocina no solo tradicional sino también de vanguardia.

Junto a los platos tradicionales, algunos influidos por la cultura islámica, como las gachas, migas, gazpacho, ajo blanco, andrajos, pipirrana, roscos de anís, aparecen platos de ascendencia minera como las patatas con bacalao, el remojón a base de ensalada de naranja, bacalao, aceitunas, cebolleta y aceite de oliva.

Entre la repostería, el chachepol empapado de licor, es el dulce más tradicional.

Desde tiempo inmemorial la ciudad celebra de una forma muy especial su Semana Santa. Desde el miércoles de ceniza se puede palpar el gran sentimiento cofrade por todos sus rincones. A todo esto se le une el sentir popular que alcanza su máxima manifestación ante el desgarro que produce la saeta.

Linares es amable, es turística, es arte, es ajedrez, música, baile, es taranta, es cultural…

Linares es Cástulo, el museo de Raphael, el de Andrés Segovia, el museo arqueológico, el pósito, es la plaza del Gallo, el paseo de Linarejos, la ermita, la fuente del Pisar, la estación de Madrid y Almería, el centro de la minería, es su Semana Santa, su Feria, sus Cruces de Mayo, sus fiestas Ibero-Romanas….Linares es gastronomía, es repostería, es tapeo…

Somos gente valiente, trabajadora, expuestos a vaivenes económicos y capaces de saber retomar los hilos de nuestro propio destino, somos el testigo del esfuerzo de generaciones pasadas que moldearon una ciudad bonita donde poder vivir…Somos apasionados de lo nuestro, somos historia, constancia, trabajo, buena gente, amantes de nuestra tierra, la Nuestra…

Admisión 21/22

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies